24 May, 2017

Enviado por en SERVICIOS | 0 Comentarios

BOLETÍN 4° SEMANA DE MAYO 2017

BOLETÍN 4° SEMANA DE MAYO 2017

“ILALUX”

Observatorio Astronómico

BOLETÍN ASTRONÓMICO SEMANAL

Cuarta semana de mayo/2017

 

Autor de este artículo: Licenciado Astrónomo Reynaldo Huerta Cerna

 

DE JUEVES A JUEVES / CADA DÍA ALGO IMPORTANTE SUCEDE EN EL CIELO

 

Por supuesto que invitamos a nuestros lectores a  observar estos interesantes fenómenos desde nuestro observatorio y usando nuestro magnífico telescopio reflector digital, o a simple vista, y participando en la charla astronómica gratuita que todos los días se ofrece a las 8 de la noche.

Las horas mencionadas son las del centro de la República Mexicana

 

 

 

JUEVES 25 DE MAYO

 

  • A las 2 de la tarde con 46 minutos: LUNA NUEVA. Fenómeno prácticamente invisible por 2 razones: 1) la Luna se ubica aparentemente muy cerca del Sol, y 2) porque la cara iluminada se encuentra opuesta a la Tierra.

La Luna Nueva es un requisito indispensable para que pueda verificarse un eclipse de Sol, puesto que cuando sucede esta fase, es porque nuestro satélite natural se encuentra ubicado entre el Sol y la Tierra. El otro requisito indispensable es que la Luna Nueva se verifique en uno de los dos nodos de la órbita de la Luna. Los nodos son los lugares de la órbita en los que se cruza  con la Eclíptica, siendo ésta la órbita aparente del Sol alrededor de la Tierra. Un nodo hace que los 3 astros: El Sol la Luna y la Tierra estén en el mismo plano, o sea, que se encuentren perfectamente alineados tanto de norte a sur, como de oriente a poniente.    

  • A las 8 de la noche con 22 minutos: LA LUNA EN EL PERIGEO. El efecto de este fenómeno consiste en que la Luna se apreciará muy pequeña ya que ésta se ubicará en el punto de su órbita más alejado desde nuestro planeta. Este fenómeno podría ser el contrapuesto a “La Súper Luna”, ya que al aparecer en el tamaño mínimo vista desde nuestro planeta, se le daría el mote de “Micro Luna”.

 

VIERNES 26 DE MAYO

  • Desde que se oculta el Sol hasta las 10 de la noche: hacia el sur de la esfera celeste se puede observar con toda claridad la preciosa constelación de

“LA CRUZ DEL SUR”.

Esta zona del cielo austral constituye la más pequeña de las 88 constelaciones, siendo su superficie de 68 grados de arco cuadrados, los que también se conocen en astronomía como “grados sólidos de arco”. En este concepto, toda la esfera celeste mide aproximadamente 42,000 grados de arco cuadrados, correspondiendo a la CRUZ DEL SUR solamente 68 de ese total de grados sólidos de arco. Pensemos por un momento que todas las constelaciones celestes fueran del mismo tamaño, y que este tamaño fuera el de la CRUZ DEL SUR, entonces habría en el cielo ¡600 constelaciones!, y si todas las constelaciones del cielo fueran del mismo tamaño de “La Hidra” que es la más grande de todas, entonces en el cielo solo habría 30 constelaciones. Lo cierto es que en realidad tenemos 88 constelaciones en el cielo, siendo la CRUZ DEL SUR la más pequeña de ellas.

Contiene estrellas muy brillantes formando la Cruz que tanto admiraron los navegantes europeos cuando comenzaron a cruzar los mares del hemisferio sur de nuestro planeta.

En el ambiente campesino se le conoce como “CRUZ DE MAYO”.

Contiene dos pequeñas zonas que por su constitución son antagónicas: una es “EL SACO DE CARBÓN” que se caracteriza por la ausencia total de estrellas. Los astrónomos creen que en esta zona hay una densa nebulosa oscura. La otra es “EL JOYERO”. En esta zona ubicamos un cúmulo abierto de estrellas muy brillantes que dan la apariencia de joyas en una preciosa pequeña caja. La ciudad de Querétaro es una de las ciudades más al norte del continente americano desde donde puede apreciarse esta singular constelación.

 

 

SÁBADO 27DE MAYO

 

 

Desde que se oculta el Sol hasta que aparece a la mañana siguiente: se observa la estrella “ANTARES”. La palabra “Antares” significa literalmente “RIVAL DE MARTE”. Los antiguos le dieron ese nombre porque esta estrella tiene una semejanza muy grande con el planeta rojo: la estrella también es roja y su brillo guarda aproximadamente la misma intensidad del brillo medio de este planeta. Además de que cada año, por lo menos, los encontramos juntos en la constelación de Escorpión. De hecho “ANTARES” es la estrella más brillante de Escorpión.

ANTARES es una de las cuatro estrellas de primera magnitud de la Eclíptica, razón por la cual “interactúa” con los planetas, la Luna y el Sol, provocando ocultaciones y conjunciones con estos astros, y estos a su vez, en esa línea, se provocan el uno al otro eclipses totales, parciales y penumbrales, y viceversa. Las otras tres estrellas de primera magnitud de la Eclíptica son: Régulo del León, Aldebarán del Toro y Spica de la Virgen. Las Pléyades de Tauro también se encuentran cerca de la Eclíptica, y no es muy raro que podamos ver a los planetas dentro de este cúmulo abierto.

 

 

DOMINGO 28 DE MAYO

 

Toda la noche: recomendamos  observar en esta noche la constelación de

LIBRA” O “LA BALANZA

 Esta constelación no figuraba entre las clásicas 44 de la antigüedad. Se le considera la más joven de las constelaciones del zodiaco. Es un área del cielo que fue desprendida de la constelación del Escorpión. Prueba de ello son los nombres de las estrellas que representan los “platos de la Balanza”: Zubenelchamali   que el árabe significa “Tenaza del norte” y Zubenelyenubi que en el mismo idioma significaTenaza del Sur”, refiriéndose obviamente a las tenazas del escorpión. En Libra podremos observar a través del telescopio el cúmulo globular NGC 5897, de fácil detección por ser brillante.

 

LUNES 29 DE MAYO

Desde que se oculta el Sol hasta las 3 de la mañana: Observación de la estrella “ARTURO”

Esta estrella es la más brillante del hemisferio boreal, y la tercera del cielo nocturno, después de Sirio del Can Mayor, y Canopus de Carina. Se trata de la estrella “Alfa” de la constelación del “Boyero”.  El nombre significa “El Guardián de las Osas”, seguramente se le dio este nombre por la proximidad que guarda con “La Osa Mayor” y “La Osa Menor”. Se trata de una de las dos estrellas gigantes más próximas al Sistema Solar. La otra es “Pólux” de Géminis.

El diámetro de Arturo es de aproximadamente 36 millones de kilómetros, por lo cual se le denomina “enana roja”. Su distancia desde la Tierra es de 37 años luz, o sea, que una nave volando a la velocidad actual de nuestras naves espaciales llegaría allá en 740 mil años terrestres. Los pueblos del medio oriente la conocen con los nombres de “ARAMEC” y “ABRAMEC”.

 

 

MARTES 30 DE MAYO

 

Toda la noche: Observación de la estrella

“POLARIS”

La ESTRELLA POLAR aparentemente no tiene movimiento debido a que se encuentra casi sobre el eje de la Tierra. Actualmente EL POLO NORTE CELESTE se encuentra a menos de un grado de arco de ella. Durante los años que le restan al siglo XXI el POLO NORTE CELESTE se irá acercando aún más a POLARIS. A partir del año 2101 el polo norte celeste se irá alejando de esta estrella, para que al cabo de casi 26,000 años nuevamente vuelva a situarse en esta estrella. A este fenómeno se le conoce en Astronomía como PRECESIÓN DE LOS EQUINOCCIOS, y consiste en que el POLO NORTE CELESTE traza un círculo alrededor del POLO NORTE DE LA ECLÍPTICA. Traslado que dura 25,776 años terrestres. A este periodo se le conoce como

“AÑO PLATÓNICO”.

La causa del traslado del POLO NORTE CELESTE alrededor del POLO NORTE DE LA ECLIPTICA es la diferencia que existe entre el AÑO SIDERAL y el AÑO TRÓPICO. El año sideral terrestre dura 365 días 6 horas 9 minutos y 9.7632 segundos, mientras que el año trópico dura 365 días 5 horas 48 minutos y 45.10 segundos. EL AÑO SIDERAL es la vuelta completa de la Tierra alrededor del Sol, y el AÑO TRÓPICO es el tiempo exacto en el que el Sol regresa a colocarse exactamente encima del ecuador terrestre, o sea, de un EQUINOCCIO DE PRIMAVERA, a otro. Siendo el AÑO TRÓPICO la duración exacta del lapso que denominamos “AÑO TERRESTRE”, el cual obviamente no coincide con la vuelta completa de la Tierra alrededor del Sol, lo cual provoca que el PUNTO EQUINOCCIAL, también llamado PUNTO VERNAL, o PUNTO ARIES, se traslade, o más bien dicho “retroceda” 50.290966 segundos de arco cada año, traslado que forma un círculo alrededor del POLO NORTE DE LA ECLÍPTICA, como ya dijimos, cada 25,776 años terrestres.

Entonces, por todo lo mencionado, LA ESTRELLA POLARIS seguirá siendo LA ESTRELLA POLAR durante todo el siglo XXI, y parte del siglo XXII, y volverá a serlo dentro de 25,776 años, o sea en el siglo CCLVII.

LA ESTRELLA POLAR tiene una magnitud aparente de +1.97, o sea aproximadamente +2, por lo cual se dice que es de SEGUNDA MAGNITUD. Su nombre técnico según la denominación Bayer es “ALFA URSAE MINORIS”, o sea que es la estrella más brillante de la constelación de la OSA MENOR. Su diámetro es 45 veces más grande que el diámetro del Sol, o sea, mide 63 millones de kilómetros, y su masa es aproximadamente de 6 veces más grande que la masa del Sol. Por estas medidas, POLARIS es considerada por los astrónomos como UNA GIGANTE AMARILLA. Se encuentra a 431 años luz desde la Tierra. Esta distancia es la causa de que siendo tan grande y luminosa aparezca tan apagada a nuestros ojos. Está tan lejos, tan lejos de nosotros, que un viaje a la velocidad de nuestras naves espaciales actuales (60,000 kms/h), duraría casi 9 millones de años.

 

 

    

MIÉRCOLES 31 DE MAYO

 

Desde que se oculta el Sol hasta que nuevamente aparece: observación de

LA CONSTELACIÓN DE “LA HIDRA”

Lo primero que hay que decir acerca de esta enorme constelación es que es LA MÁS GRANDE de las 88 constelaciones celestes. Supuestamente es una “SERPIENTE MARINA” cuya cabeza se ubica un poco al sur de la constelación de Cáncer, mientras que su cauda la encontramos al sur de la constelación de Virgo. Está formada por estrellas muy apagadas, la mayoría de las cuales son de tercera magnitud. Solo hay una estrella con la segunda magnitud: “ALFARD”.

 

 

JUEVES 1 DE JUNIO

 

A las 7 de la mañana con 43 minutos:

CUARTO CRECIENTE DE LA LUNA

 Aparece por el oriente alrededor de las 12 del mediodía, y de oculta aproximadamente a la media noche. Esta fase es la mejor para realizar alguna observación telescópica ya que su luminosidad no es tan intensa como en la Luna llena, fase en la que su visión deja “huella” temporal en el ojo del que la observa. En esta fase (cuarto creciente), es posible percibir mejor los detalles sobre la superficie de la Luna como cráteres, montañas, valles, y hasta sombras de las montañas. Hoy, y los dos días siguientes, viernes y sábado, son excelentes para la observación de la Luna…

 

LOS ESPERAMOS EN EL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO, HÁBLENOS AL NÚMERO DE LA OFICINA: (442) 263 5253, O AL CELULAR: 4422 1 999 77, LOS ATENDEREMOS CON MUCHO GUSTO.

 

Nota importante:

Si hubiera alguna pregunta acerca de lo expuesto en este documento no duden en formularla. El autor dará respuesta clara a esas preguntas en el SIGUIENTE BOLETÍN SEMANAL, y con eso iniciaremos la sección “PREGUNTAS Y RESPUESTAS”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *