28 Jun, 2017

Enviado por en SERVICIOS | 0 Comentarios

BOLETÍN 4° SEMANA DE JUNIO

“ILALUX”

Observatorio Astronómico de Querétaro

BOLETÍN ASTRONÓMICO SEMANAL

Cuarta semana: del 22 al 29 de junio del 2017

Autor de este artículo: Licenciado Astrónomo Reynaldo Huerta Cerna

DE JUEVES A JUEVES / CADA DÍA ALGO IMPORTANTE SUCEDE EN EL CIELO

Por supuesto que invitamos a nuestros amables lectores a  observar estos interesantes fenómenos desde nuestro observatorio y usando nuestro magnífico telescopio reflector digital, o a simple vista, y participando en la charla astronómica gratuita que todos los días se ofrece a las 8 de la noche.

Este boletín se enviará gratuitamente a quienes envíen un mensaje de WhatsApp al número 4422 1 999 77

Las horas mencionadas son las del centro de la República Mexicana

LAS IMÁGENES ESTÁN TOMADAS DE WIKIPEDIA LIBRE

 

JUEVES 22 de junio

“SÚPER CÚMULO DE COMA”

Desde que se inicia la noche hasta las 24 horas. En cuanto al “Súper Cúmulo de Coma”, lo que podemos observar con el telescopio, serán algunas galaxias muy próximas unas de otras. Esta estructura cósmica, que en términos astronómicos es “pequeña”, tiene un tamaño, que en términos humanos “nos abruma”, ya que estamos hablando de una esfera que tiene como diámetro 20 millones de años luz, y podemos localizarla entre las constelaciones de “Comae Berenices”, donde se encuentra la mayor parte, y la de “Leo”.

 Además de una gran cantidad de galaxias dispersas por toda la esfera, que compone este “súper cúmulo”, contiene principalmente 2 cúmulos galácticos, “El Cúmulo de Coma” y “El Cúmulo de Leo”. Todo el súper cúmulo contiene aproximadamente unas 3, 000 galaxias, de las 300, 000 millones que los astrónomos calculan que existen en todo el universo. En otras palabras podemos afirmar, basados en estos datos, que “El Súper Cúmulo de Coma” es la “cien millonésima parte del universo visible”, de ahí que los astrónomos lo clasifiquen como “pequeño”.

Supongamos que es “pequeño”, pero también tratemos de entender que es el súper cúmulo más cercano a la Tierra, a una distancia aproximada de 300 millones de años luz, y que es la primera gran estructura descubierta, conteniendo galaxias, de todo el universo, y que por lo tanto, ayudó, y ayuda, para que los astrónomos tengan un panorama cósmico de cómo está formado el universo estructuralmente. Ahora se sabe que este “Súper Cúmulo de Coma” se encuentra colocado en “el centro” de otra “súper estructura cósmica”, a la que los astrónomos llaman “La Gran Muralla”, la cual también podemos ubicar principalmente en la “constelación de “Comae Berenices”, dentro del concepto cósmico al que podemos llamar “cielo sumamente profundo” de la “esfera celeste”.

Actualmente se han descubierto por lo menos 12 súper estructuras como “La Gran Muralla”, en la parte que conocemos del universo visible.

Viernes 23 de junio

HOY TENEMOS 2 FENÓMENOS RELACIONADOS CON LA LUNA:

  • LA LUNA EN EL PERIGEO

A las 5 de la mañana con 52 minutos: este fenómeno significa que la Luna se ubica, en el punto de su órbita, más cercano a la Tierra, o sea, a 357, 931 kilómetros. El efecto de esta configuración es que la Luna se nos presenta aparentemente más grande, aun cuando la fase sea muy próxima a la de Luna Nueva. Para cuando se verifique el perigeo de la Luna, van a faltar aproximadamente 16 horas para que se “haga” la “Luna Nueva”. A esta fase de la Luna se le denomina “Diente de Serpiente”, y dadas las condiciones, de que se verifica exactamente en el perigeo de la Luna, entonces será, ni más ni menos que, un “Súper Diente de Serpiente”. Para verlo debemos levantarnos a las 6 de la mañana, y tratar de buscarlo viendo hacia el oriente por donde sale el Sol, teniendo el cielo despejado por lo menos en esa parte de la esfera celeste.

  • LUNA NUEVA

 

A las 9 de la noche con 32 minutos: esta fase de la Luna es la única que no podemos observar, ya que la Luna se encuentra ubicada entre el Sol y la Tierra, por consiguiente la cara iluminada se encuentra opuesta a nuestro planeta. Y por otra parte, la Luna, aparentemente, se sitúa muy cerca del Sol, por lo tanto, es, no solo difícil, sino hasta peligroso tratar de verla con los telescopios, pero también con el ojo desnudo.

Pensemos que si la Luna y el Sol, se ubicaran en el mismo plano, tendríamos un eclipse de Sol. Estas condiciones de Luna Nueva, y los dos astros en el mismo plano, las tendremos en el mes de agosto, cuando podamos disfrutar un eclipse total de Sol en Norteamérica, y particularmente en México podremos observar un eclipse parcial de Sol.

Sábado 24 de junio

CONJUNCIÓN DE 5.3 GRADOS DE ARCO ENTRE LA LUNA Y MERCURIO

A las 3 de la mañana con 43 minutos. Al atardecer, minutos después de que se oculte el Sol, o sea, 20 horas después de la hora indicada, en la verificación de este fenómeno,  viendo hacia el poniente, podremos ver este fenómeno algo desfasado.

Tal vez a Mercurio ya no lo podamos ver, por la cercanía con el Sol, pero la Luna se apreciará en la fase vespertina del “Colmillo de Serpiente”, todavía en la constelación de “Géminis”.

Domingo 25 de junio

CONSTELACIÓN DE “LA OSA MENOR”

Desde las 9 de la noche hasta una hora antes de que el Sol aparezca por el oriente. El nombre oficial de esta constelación es “URSA MINOR”, y el genitivo en latín, que se usa para nombrar técnicamente las estrellas de esta constelación es “URSAE MINORIS”. LA abreviatura que se usa es “UMi”, que también se usa para dar nombre técnico a  de sus estrellas. La constelación de la Osa Menor ya formaba parte de las 48 constelaciones antiguas enumeradas por Claudio Tolomeo en su obra “El Almagesto”, pero se le menciona, por lo menos, desde 5 siglos antes.

Según la mitología griega, “Fenice”, una hermosa doncella terrenal, habiendo sido seducida por Zeus, fue convertida en osa, por la acción y el poder divino de Artemisa, la hija de Zeus, por celos filiales. Ante este hecho lamentable, Zeus la colocó en el cielo convirtiéndola en la “Osa Menor”.

En cuanto a los datos astronómicos de “Ursa Minor”: la superficie es de 256° de arco cuadrados; ocupa el rango 56 entre las 88 constelaciones. El “polo norte celeste” se ubica en esta constelación, muy cerca de la estrella “POLARIS”. El polo norte celeste, por la dinámica de “la precesión de los equinoccios” se desplaza entre las estrellas y constelaciones. Actualmente (2017), se va acercando aún más a Polaris, teniendo su máximo acercamiento en el año 2100, cuando se ubicará a menos de medio grado de arco de esta estrella. A partir de ese año se irá alejando, desplazándose hacia la estrella Vega, la que se convertirá en “estrella Polar” dentro de unos 12, 000 años aproximadamente.

En esta constelación no se ubican objetos Messier. A simple vista es posible ver 39 estrellas, que por lo tanto tienen una magnitud mayor que +6.5. También 39 es el número de los objetos clasificados en el “New General Catalogue” (NGC). Esta constelación es “la radiante” de tres lluvias de estrellas: “Gama Ursa Minóridas”, “Ursa Minóridas de enero”, y las “Úrsidas”.

Lunes 26  de junio

 ESTRELLA “POLARIS”

Desde las 9 de la noche hasta una hora antes de que el Sol aparezca. Los astrónomos saben que el nombre que en esta época le damos a “Polaris”, es temporal, ya que solamente por 2, 000 años “podrá llevarlo”, pues dentro de 1, 500 años tendrá que ceder ese título a la estrella “γ Cephei” (Gama cefei), también conocida como “Alrai”. La causa de esto radica en que, el fenómeno de la precesión de los equinoccios traslada el polo norte celeste en un círculo de, aproximadamente, 26, 000 años alrededor del polo norte de la eclíptica, el cual se encuentra en la constelación del Dragón. Hace 2, 000 años no había “estrella polar”, y a la actual “Polaris” se le conocía como “Cinosura”, nombre que significa literalmente “cola de la osa”. Los árabes por su parte la denominaban “Alrukaba”, los chinos “Pih Keih”, los hindúes “Grahadhara”, y los sirios “Mismar”. Las denominaciones científicas para esta estrella son: “α Ursae Minoris” en la denominación Bayer, y “HD 8890” en el catálogo de Henry Draper; entre otras muchas.

La magnitud aparente de Polaris se sitúa en +1.97, por lo cual, se dice que es una estrella de segunda magnitud. La ubicamos en la constelación de “La Osa Menor”, siendo en ésta, su estrella más brillante.

Aunque aparece bastante apagada respecto de las estrellas más brillantes, “Polaris” es en realidad, muy luminosa, y si se aprecia con un brillo muy débil, es porque se encuentra a una distancia de 431 años luz, lo cual, en términos humanos, es muy lejos. Esta estrella tiene un diámetro de 63 millones de kilómetros. En otras palabras, ¡nuestro Sol podría alinearse en el diámetro de “Polaris” 45 veces! Por lo cual los astrónomos la clasifican como una estrella “Súper Gigante Amarilla”, conteniendo 6 veces la masa del Sol. Si se le colocara a una distancia de 32 años luz (10 parsecs aproximadamente), brillaría como lo hace Venus en nuestros atardeceres o amaneceres, o sea, muy brillante, y hasta podría vérsele de día, pues su magnitud aparente se ubicaría muy cerca de +4. La magnitud absoluta es, de hecho, de +4.

Si “Polaris” estuviera en el lugar del Sol, desde la Tierra la percibiríamos con un brillo de 2, 500 veces más grande que el del Sol, de tal manera que su tamaño aparente superaría los 22° de arco, presentándosenos como un astro que abarcaría un octavo de todo el arco de 180° del horizonte oriental al horizonte poniente, siendo su calor, y sobre todo, su radiación definitivamente insoportable, y por supuesto que, sobre la Tierra, no habría ni rastro de vida. El panorama sería mucho más desastroso que el que actualmente vemos sobre el planeta Mercurio, y la temperatura sobre la Tierra andaría alrededor de los 1, 500° C.

“Polaris” no está sola, tiene 2 compañeras estelares. En este escenario, o contexto, a Polaris le corresponde la denominación  “α Ursae Minoris A”. La compañera más próxima es “α Ursae Minoris C” a 17 unidades astronómicas, o sea, a 2, 550 millones de kilómetros, de tal manera que, si “α Ursae Minoris A” estuviera en el lugar del Sol, “α Ursae Minoris C” estaría en el lugar de Urano, siendo su periodo orbital alrededor de “α Ursae Minoris A” de aproximadamente 30 años. Por su parte “α Ursae Minoris B”, la segunda estrella en cuanto al brillo dentro del sistema estelar, la ubicamos a 2, 400 unidades astronómicas desde “α Ursae Minoris A”, o sea, aproximadamente, a unos 35 días luz, que equivalen a 360 mil millones de kilómetros aproximadamente.

Martes 27 de junio

ESTRELLA “CALAVERA”

Por ser circumpolar, esta estrella es perceptible siempre, aún de día, pero usando aparatos que capten rayos X. Este astro como estrella, no es del tipo convencional de los objetos luminosos que vemos en el cielo nocturno, ya que se trata de una “estrella de neutrones”. La ubicamos en la constelación de “La Osa Menor”, a 11 grados de arco, aproximadamente, al sur de la estrella Polar, y a una distancia de más de 250 años luz desde la Tierra. De hecho, es la estrella de neutrones más cercana a nosotros. Este astro no podremos percibirlo ópticamente, ya que su brillo es prácticamente nulo, siendo su luminosidad también muy baja. Su detección es a base de “rayos X”, ya que las estrellas de neutrones son una fuente muy importante de esta clase de radiación sumamente energética.

El bizarro nombre de esta estrella es una forma coloquial de llamar a la estrella “1RXS J14125”. Sucede que a las primeras 7 estrellas de neutrones que se descubrieron, se les dio el nombre de “Los Siete Magníficos”, según los protagonistas de esa película. El astro que ahora describimos, fue la octava estrella de neutrones en ser descubierta, y a su descubridor se le ocurrió llamarla “Calavera”, porque así se le nombra al villano de la película de “Los Siete Magníficos”.

El diámetro de “Calavera” mide aproximadamente unos 10 kilómetros solamente, pero su densidad es demasiado alta, a tal grado que sería la misma que tendría la “Peña de Bernal” si la compactáramos, o comprimiéramos, al tamaño de un grano de arena. La “Peña de Bernal” tiene el tamaño aproximado de un asteroide, que en su eje principal midiera 400 metros. El peso de “Calavera” no es conocido, pero siguiendo el paradigma, o modelo, de una estrella de neutrones típica, podemos calcular su masa en 2 veces la que tiene nuestro Sol aproximadamente. Tal vez se difícil imaginar la masa de 2 soles dentro de una esfera de 10 kilómetros de diámetro, pero podríamos intentarlo…

Miércoles 28 de Junio

“GALAXIA ENANA DE LA OSA MENOR”

Desde las 9 de la noche, hasta una hora antes de que aparezca el Sol. Es una pequeña galaxia satélite de nuestra “Vía Láctea”, que se encuentra aproximadamente a 206 mil años luz de distancia desde la Tierra. Si tomamos en cuenta a la “Vía Láctea”, es la séptima más cercana a nosotros incluyendo nuestra galaxia. Éstas son las 6 más cercanas: 1) “La Vía Láctea”, cuyo centro galáctico se encuentra a 29 mil años luz de la Tierra; 2) “La Enana del Can Mayor”, a 25, 000 años luz; 3) “La Enana de Sagitario” a 81, 000 años luz; 4) “La Gran Nube de Magallanes” a 163, 000 años luz; 5) “La Enana del Boyero” a 197, 000 años luz; y 6) “La Pequeña Nube de Magallanes” a 205, 000 años luz.

Para observarla necesitamos un telescopio de mediana potencia, ya que se percibe con una magnitud aparente de +12. La podemos encontrar a 23° de arco al sur de la Estrella Polar, como su nombre lo dice, en la constelación de “La Osa Menor”. El tamaño real de Galaxia es aproximadamente 2, 000 años luz de diámetro, o sea, que es 50 veces más pequeña que la “Vía Láctea”, de ahí su característica  nominal de “Enana”. Esta galaxia nació al mismo tiempo que la Vía Láctea, siendo compuesta por estrellas principalmente “viejas”, y de una metalicidad elevada, lo que nos hace pensar, o deducir, que contiene estrellas en su mayoría “secundarias”.

Jueves 29 de junio

ESTRELLA “11 URSAE MINORIS”

Desde las 9 de la noche hasta una hora antes de que el Sol aparezca. Se trata de una estrella visible a simple vista con una magnitud aparente de +5, por lo cual, solo puede percibirse en lugares muy oscuros, o usando un telescopio pequeño. En realidad podría percibirse a cualquier hora y en cualquier fecha, ya que es circumpolar desde lugares que se encuentren sobre el trópico de Cáncer, y  al norte de éste círculo; siendo la única limitante, en estos lugares, el brillo del Sol. La podemos ubicar a 19° de arco al sur de “Polaris”.

Se trata de una gigante naranja con un diámetro de 42 millones de kilómetros, pero con una masa solamente del doble de la del Sol. Se ubica a 400 años luz, aproximadamente desde la Tierra. Brilla con una luminosidad de aproximadamente 230 soles. Se trata de una estrella relativamente joven que no supera los 2, 000 millones de años en la secuencia principal. Comparada con el Sol, éste tiene aproximadamente los 5, 000 millones de años de vida.

En el año 2009 fue descubierto, alrededor de “11 Ursae Minoris” un planeta masivo que tiene casi 11 veces la masa que tiene el planeta Júpiter. Este tamaño es muy aproximado al de 13 masas jovianas, que es la masa requerida para que un cuerpo celeste pueda ser considerado “estrella marrón”. Por tal motivo, algunos astrónomos aventuran la teoría de que este planeta, de nombre “11 Ursae minoris b”, en realidad sea una estrella binaria de “11 Ursae Minoris”, y en tal caso su nombre cambiaría a “11 Ursae Minoris B”, pero por lo pronto, lo que sabemos es que se trata de un planeta súper masivo que se encuentra a una distancia de 1,5 unidades astronómicas desde su estrella. O sea, que si “11 Ursae Minoris” se ubicara en el lugar del Sol, este planeta lo encontraríamos dentro del “cinturón de asteroides”, que se haya entre las órbitas de Marte y Júpiter.

SECCIÓN

“PREGÚNTALE

 AL ASTRÓNOMO”

De las preguntas que se han hecho durante las “CHARLAS ASTRONÓMICAS”, en el “Observatorio Astronómico de Querétaro”, el autor de este artículo ha seleccionado, hasta ahora, 100 DE ELLAS, y está tratando de presentarlas de 3 en 3 en este espacio.

 

Si algún lector tuviera algunas otras preguntas, no dude en formularlas y hacerlas llegar vía correo electrónico a rodrey12@hotmail.com o vía WhatsApp al número 4422-1-99977. Ya que existe el proyecto de publicar un libro con este material.

Ese libro llevaría el nombre de “PREGÚNTALE AL ASTRÓNOMO”, y espero que contenga 150 preguntas con sus respectivas respuestas, en su PRIMER TOMO.

 

 

 

 

  • ¿CÓMO SE CLASIFICAN LAS ESTRELLAS ATENDIENDO A SU BRILLO Y LUMINOSIDAD?

 Antes de entrar al asunto de la clasificación, creo que es conveniente definir qué es brillo, y qué es luminosidad en la astronomía.

BRILLO: es el fulgor aparente de un astro. O sea, no tomando en cuenta si está lejos, o cerca. Para comprender esto, puede ayudarnos invocar el viejo refrán que dice: “no todo lo que brilla es oro”, parodiando este refrán diremos: ” no todo lo que brilla es realmente luminoso”.

LUMINOSIDAD: es el fulgor real de un astro, atendiendo a su distancia. Lo interesante es que, tanto para el brillo (lo aparente), y la luminosidad (lo real), se usa en astronomía, el mismo parámetro: los grados de magnitud.

Los grados de magnitud fueron propuestos científicamente por Hiparco de Nicea, un astrónomo griego del siglo II antes de cristo. Él formó el primer catálogo de las estrellas, clasificándolas de acuerdo a su brillo. Consideró 1080 estrellas, colocando 20 de ellas, en lo que llamó de primera magnitud. Luego agrupó las de segunda, las de tercera, cuarta, quinta, y sexta magnitudes, siendo las de primera, las más brillantes, y las de sexta, las que se encuentran en el límite de la visibilidad humana. También dijo que las de primera magnitud, son 100 veces más brillantes que las de sexta. El catálogo de Hiparco se perdió, de tal manera, que sabemos de su existencia, solo porque Claudio Tolomeo, en el siglo II de nuestra era, lo menciona en su obra del almagesto, explicando su dinámica, tal y como Hiparco lo había ideado 4 siglos antes.

pasaron los siglos, y poco antes de que se completara un segundo milenio, en la segunda mitad del siglo XIX (en 1856), otro astrónomo, con un fotómetro en la mano, el inglés Norman Pogson (1829-1891), se propuso perfeccionar el sistema de Hiparco, y para que las estrellas de primera magnitud, fueran en realidad, 100 veces más brillantes que las de sexta, pensó que, obteniendo la “raíz quinta” del número 100, se estableciera una constante, que equivale exactamente a 2.512, denominándose ésta, como “Constante de Pogson”, de tal manera que, las estrellas de primera magnitud, son 2.512 más brillantes que las de segunda, y éstas son a su vez 2.512 más brillantes que las de tercera, y así sucesivamente hasta la sexta. Esta constante permitió reclasificar, con la ayuda del fotómetro, las 20 estrellas de primera magnitud de Hiparco, estableciendo algunas de ellas en otras magnitudes, que también pudieron ser establecidas. Por ejemplo a la estrella Sirio se le pudo colocar en una magnitud de -1, al planeta Marte, en su máximo brillo en -2, a Júpiter en -3, y al brillante Venus en -4. También, atendiendo a esta constante se estableció la magnitud aparente de la luna llena (-12.6) y la del sol (-27.7)

En cuanto a las estrellas “invisibles” al ojo humano, o sea las de magnitud +7 y todas las que siguen, con la ayuda del telescopio al que se le montó el fotómetro, en este tiempo se ha llegado a percibir, con los aparatos más potentes, estrellas de magnitud +30.

En cuanto a la magnitud absoluta, que mide la luminosidad, ya dijimos que se usa la misma escala de Hiparco, pero haciendo la ficción, de medir su luminosidad, como si estuvieran todas a una distancia de 10 parsecs.

De esa forma se cuenta con un valor constante para que las estrellas puedan ser catalogadas en su exacta dimensión de brillo y luminosidad.

  • ¿QUÉ ES UNA “ESTRELLA DE NEUTRONES”?

Una estrella de neutrones se forma a partir de los remanentes que quedan en el espacio circundante a una estrella súper masiva, que explota, en un fenómeno súper violento que se denomina “Súper Nova”.

Cuando cesa la onda de choque, que se expande arrasando todo a su paso, permanece un núcleo ya sin energía y un espacio al que llena una nebulosa semejante a una protoestrella, que es el fenómeno que originó a la estrella misma. Pero en el caso de una estrella súper masiva, solo hay dos posibles escenarios por venir: 1) la formación de una estrella de neutrones, y 2) la formación de un temible agujero negro. La estrella de neutrones es la resultante de una supernova que resultó de la explosión de una estrella con 2.1 masas solares o menos. En el caso de que la estrella haya tenido más de esta masa, entonces lo que se forma es un agujero negro.

Existe un tercer escenario: si en la terrible explosión de la estrella masiva, se destruyó completamente el núcleo mismo de la estrella, o sea, existe una nebulosa molecular, con la ausencia de un núcleo colapsado, entonces hay posibilidades reales de que inicie la formación de una o más estrellas nuevas, a las que se les denominará “secundarias”. Un ejemplo de “estrella secundaria” es nuestro Sol.

Pero volvamos a nuestro tema de “estrella de neutrones”: si permanece el núcleo de la estrella súper masiva, entonces éste continúa implosionando, o sea, contrayéndose cada vez más, hasta un límite, en el que se inicia la eliminación de los espacios, que existen entre las partículas subatómicas. Cuando estos se han eliminado por completo, prevalece, en la masa de la estrella colapsada, un número creciente de los neutrones. Entonces la estrella adquiere un tamaño muy reducido que suele ser entre 10 y 12 kilómetros en el diámetro. Si la estrella original tenía 2.1 masas solares o menos, aquí se detiene la implosión, y se estabiliza en “estrella de neutrones”.

A las estrellas de neutrones también se les denomina “Púlsares”, ya que el momento angular, que se ha acrecentado por la implosión, ha dado como resultado que la estrella adquiera 2 características extremas: 1) una temperatura muy alta, y 2) un campo magnético súper grande, además de un giro de rotación demasiado rápido. Estas características permiten que la naciente estrella de neutrones inicie la emisión de radiación energética, en la cual abundan los rayos “X”, y dado que gira muy rápido, cada vuelta del astro la radiación es radiada en forma de “pulsos”, cuya frecuencia es la misma que la velocidad de su rotación. Hoy sabemos que la estrella de neutrones más cercana a la Tierra es “La Estrella Calavera” de la constelación de la “osa Menor”, cuya distancia supera, para conveniencia nuestra, los 250 años luz.

 

 

  • ¿QUÉ SON LA PROTOHISTORIA, LA PREHISTORIA, Y LA HISTORIA, Y CUANTO DURÓ CADA UNA DE ELLAS?

Antes de tratar de ofrecer algo coherente, respecto de este tema, hago la aclaración, de que esta respuesta, se entrega bajo la visión de los astrónomos, quienes tienen un panorama mucho más abierto que los científicos en general. En otras palabras, para un astrónomo la historia en general, es la historia del universo, la cual dura ya, aproximadamente, los 13, 850 millones de años. Otra cosa, a la última etapa de la HISTORIA, es a la que se le llama simplemente “HISTORIA”, porque según se dice, en cuanto se inventa la escritura, existe ya, posibilidad de que haya documentos, que atestigüen lo que realmente pasó. A ese lapso, debería denominarse, más bien, “historia escrita”, porque historia, es todo lo que ha pasado, esté escrita o no. Pero, en general, conviene que conservemos las tres etapas, PROTOHISTORIA, PREHISTORIA, E HISTORIA, para denominar los 3 principales períodos, en la larguísima historia del universo, helas aquí:

La protohistoria: Se trata de un período que va desde el primer nano segundo, que es cuando “truena” el BIG BANG, hasta la aparición del primer ser con ciertas característica humanas, tanto físicas, como intelectuales, y que es capaz de asociarse para obtener objetivos buenos o malos, para la especie, o contra la especie a la que pertenece.

En otras palabras, la Protohistoria abarca, todo lo que pasó, cuando el hombre no estaba aún sobre la tierra.

Esta etapa se caracteriza por la violencia cósmica de los primeros eventos que dieron origen al universo mismo, a las galaxias, estrellas, planetas, etcétera.

Ya en la Tierra misma, durante la protohistoria, se forma la corteza terrestre, sucede lo que se llama “gran bombardeo”, evento en el que la Tierra, recibe el impacto de miles de millones de cometas, asteroides, y seguramente, que también el de algunos planetas menores, o enanos. Todo este ambiente cataclísmico, tiene su “lado bueno”, al proporcionar a la Tierra una hidrósfera, que se concretiza principalmente en la existencia de los océanos. Luego viene el inicio de la VIDA, a través de células simples, posteriormente con la aparición de organismos complejos, lo que trae consigo, que se inicie la formación de la atmósfera con cantidades significativas de oxígeno. Luego vino la existencia de las plantas, los animales, los dinosaurios, y su extinción masiva, y por último la “era de los mamíferos” y sus especies “más altas”, con la presencia de los primates. Todo este período dura los 13, 845 millones de años.

La Prehistoria: Este período se caracteriza por la presencia del ser humano, y sus antecesores inmediatos que son los homínidos. En este tiempo encontramos el origen de la humanidad, y su emigración a todos los continentes de la Tierra. También contiene la domesticación del fuego, el uso de herramientas, el nacimiento de las artes, las primeras prácticas religiosas, y la organización de las primeras civilizaciones, con la fundación de las primeras ciudades, algunas de las cuales, todavía existen en la actualidad.

Esta época dura aproximadamente los 5 millones de años, y va desde la aparición de los homínidos, hasta que se inventa la escritura, hace cerca de 5, 500 años.

La historia: Inicia con la invención de la escritura, y consecuentemente en ella, se tienen documentos históricos de lo que va sucediendo en las diferentes civilizaciones. En esta época se inicia la ciencia, la tecnología, y se tienen registros seguros de lo que va pasando, lo cual se debe interpretar, porque según se sabe, la historia la escriben los vencedores.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *