7 Ago, 2017

Enviado por en SERVICIOS | 0 Comentarios

BOLETÍN ASTRONÓMICO

TERCERA SEMANA DE AGOSTO

“ILALUX”,

Observatorio Astronómico de Querétaro

BOLETÍN ASTRONÓMICO SEMANAL

Del 17 al 24 de agosto del 2017

Autor de este artículo: Licenciado Astrónomo Reynaldo Huerta Cerna

Correo electrónico del autor: rodrey12@hotmail.com / WhatsApp: 4422 1 999 77

 

DE JUEVES A JUEVES / CADA DÍA ALGO IMPORTANTE SUCEDE EN EL CIELO

Por supuesto que invitamos a nuestros amables lectores a  observar estos interesantes fenómenos DESDE NUESTRO OBSERVATORIO ASTRONÓMICO

 Y usando nuestro magnífico telescopio reflector digital, o a simple vista, y participando en

LA CHARLA ASTRONÓMICA GRATUITA QUE TODOS LOS DÍAS SE OFRECE A LAS 8 DE LA NOCHE.

 

Este boletín se enviará gratuitamente a quienes envíen un mensaje de WhatsApp  ———al número 442 219 9977———-  

Las horas mencionadas son las del centro de la República Mexicana

Y LAS IMÁGENES ESTÁN TOMADAS DE WIKIPEDIA LIBRE

 

  

A 7 DÍAS DEL ECLIPSE

 

LUNES 21 DE AGOSTO DE LAS 10 DE LA MAÑANA A LAS 3 DE LA TARDE

EVENTO ASTRONÓMICO

ECLIPSE SOLAR

EN EL OBSERVATORIO DE QUERÉTARO

COSTO DEL BOLETO DE ENTRADA: $100.00                                                   Este pago cubre todas las observaciones telescópicas durante el tiempo total del eclipse

EN EL COMEDOR DEL BIG BANG: Venta de comida y refrescos a precios económicos

HORARIO               CHARLA ASTRONÓMICA: de las 10am a las 12pm (2 horas)      

TIEMPO DE OBSERVACIÓN: de las 12pm a las 2.30pm: (2 horas y media)

MÁS INFORMES A LOS TELÉFONOS

442-263-5253 / 442-219-9977

LA EMPRESA DEL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE QUERÉTARO

“Ilalux, S. A. de C.V.”

OFRECE EN VENTA 1, 000 ACCIONES

 

LAS ÚLTIMAS QUE QUEDAN AL PRECIO ORIGINAL

 

Los interesados por favor concierten una entrevista con el administrador al teléfono 4422-1-999-77

 

 

Jueves 17 de agosto

CONSTELACIÓN DEL OFIUCO

“El Ofiuco” es una constelación excepcional, aunque poco conocida. He aquí las razones de este calificativo:

Es la constelación 13 del zodiaco. Pertenece decididamente a la franja de constelaciones que bordean la Eclíptica. En otras palabras, la constelación del Ofiuco, como las otras 12 del zodiaco, es escenario del paso del Sol, la Luna, y todos los planetas. Lográndose en esta constelación, conjunciones, eclipses, tránsitos, ocultaciones, oposiciones, cuadraturas, y otros fenómenos astronómicos, relacionados con los astros del Sistema Solar.

Los astrólogos la han “discriminado” por siglos y milenios, ya que no forma parte del zodiaco astrológico, aunque es innegable su ubicación sobre la Eclíptica. Esta situación constituye, de hecho, un engaño más, que por supuesto, extraña profundamente a los astrónomos serios, y que le da a la astrología, una nota de falsedad incuestionable.

Es una de las constelaciones más extensas de la esfera celeste. Dentro de las 88 constelaciones modernas, conserva el rango número 11, con 948° cuadrados de superficie, cubriendo el 2.3% de toda la esfera celeste.

Es una constelación brillante, ya que en su área se cuentan 174 estrellas, que pueden ser vistas sin necesidad de telescopio, también encontramos 7 objetos Messier, y 42 NGC, y por si fuera poco, es la radiante de la lluvia de estrellas “Ofiuquidas”.

En esta área de la esfera celeste podemos ubicar algunas de las estrellas más cercanas al Sistema Solar, entre ellas “La Estrella de Barnard”, que tiene el movimiento propio más veloz, aparentemente, percibido desde la Tierra.

Se trata de una constelación ecuatorial; por lo tanto puede ser vista con facilidad desde los dos hemisferios. Su latitud más al norte equivale a +14.4°, y la más al sur a -30.2°

En esta constelación fue donde, en 1604 apareció la última súper nova que haya sido visible a simple vista desde la Tierra. Es conocida como La “Súper Nova de Kepler”, y su brillo superó al de cualquier estrella en el cielo nocturno.

En cuanto a la mitología, el nombre del Ofiuco era “Asclepio”, hijo del dios Apolo, y de mortal Corónide. Desarrolló a tal grado la medicina, que llegó a ser capaz de resucitar a los muertos. Entonces el “Hades”, muy ofendido, ya que Asclepio, según él, alteraba el orden natural de las cosas del mundo, le pidió a Zeus, que lo eliminara. Zeus accedió, pero por el gran valor de Asclepio, lo colocó en el cielo, dominando una serpiente, que era uno de los símbolos de la profesión médica.

 

Viernes 18 de agosto

EN ESTE DÍA HAY 3 EVENTOS ASTRONÓMICOS RELACIONADOS CON LA LUNA:

  • LA LUNA EN EL PERIGEO

A las 8 de la mañana con 19 minutos. La Luna, al recorrer su órbita alrededor de la Tierra, llega al punto más cercano a ésta, a la hora indicada. A esa hora sí es visible, sin embargo, será difícil hacerlo, porque el fulgor solar es muy fuerte, sobre todo porque la Luna se ubica aparentemente cerca del Sol. Recomiendo que la observación de la Luna se haga una hora antes de que salga el Sol, o sea, alrededor de las 5 y media de la mañana.

Al verificarse este fenómeno, en el momento exacto del evento, la distancia del centro de la Luna al centro de la Tierra, es de 366 mil kilómetros y 96 metros.

  • CONJUNCIÓN DE LA LUNA CON CERES

A las 10 de la mañana con 6 minutos. El planeta Enano “Ceres” tiene una  “cita” con la Luna, al reunirse, aparentemente, en el cielo, en la hora indicada. La conjunción entre el planeta enano más cercano a la Tierra, y nuestro satélite, se verifica en la hora indicada, y SÍ será visible con el telescopio, o con binoculares, a esa hora, apuntando el telescopio hacia el cenit, pero será más fácil observarlos 5 horas antes, alrededor de las 5 de la mañana, apuntando el telescopio hacia el oriente. La conjunción será de casi 5° de arco, apareciendo Ceres 9 diámetros lunares a la izquierda de la Luna, y si se observa a media mañana, esos mismos diámetros lunares, pero al norte de la Luna.

  • CONJUNCIÓN DE VENUS CON LA LUNA

A las 11 de la noche con 26 minutos.  Ahora el turno es del planeta Venus, para reunirse con la Luna. Se reunirá, aparentemente, en una conjunción de 2.2 grados de arco con nuestro satélite natural. La cita es a la hora indicada, pero podrá ser observada, “un poco desfasada” 6 horas más tarde, alrededor de las 5 y media de la mañana del sábado 19 de agosto, viendo hacia el horizonte oriental.

Sábado 19 de agosto

ESTRELLAS “YED PRIOR” Y “YED POSTERIOR”

Estas 2 estrellas ubicadas en la constelación del Ofiuco, y precisamente en el asterismo del “Domador de la Serpiente”, se encuentran representando “las dos manos” de este personaje mitológico. “Yed Prior” es “la mano delantera”, y “Yed Posterior” es “la mano de atrás”, con las cuales sostiene la serpiente, que está tratando de dominar.

Estas estrellas se denominan técnicamente, para “Yed Prior”: “δ Ophiuchi” (Delta Ofiuqui), con la abreviación “δ Oph”,  o también “1 Ophiuchi”, con la abreviación “1 Oph”. Mientras que para “Yed Posterior” es la siguiente: “ε Ophiuchi” (Épsilon Ofiuqui”, con la abreviación “ε Oph”, o también “2 Ophiuchi”, con la abreviación “2 Oph”.

Las 2 estrellas forman parte de un “sistema doble óptico”, lo que significa, que no están relacionadas gravitacionalmente. Y que, si se ven cerca, la una de la otra, es porque la perspectiva de visión del observador así lo presenta, ya que sus distancias desde la Tierra guardan una diferencia muy grande: 170 años luz para “Yed Prior”, y 108 años luz para “Yed Posterior”. De tal manera que entre ellas, hay 62 años luz de separación física, lo cual, sin lugar a dudas, las convierte en independientes, gravitacionalmente, la una de la otra.

La estrella “Yed Prior”: El diámetro de esta estrella equivale a 58 tantos del diámetro de nuestro Sol, por lo tanto, su diámetro en kilómetros mide 80 millones 794 mil, razón por la cual, está catalogada como una estrella “gigante roja”, con una temperatura de 3, 800 K, por lo cual se encuentra en el extremo caliente de esta clase de estrellas. En otras palabras, ciertamente es “más fría” que el Sol, pero dentro de su clase, es una estrella muy caliente.

La magnitud aparente, o sea, así como la percibimos visualmente, equivale a +2.7, mientras que su magnitud absoluta, o sea, así como es luminosa en realidad, equivale a -0.86. Por último, la radiación que emana de “Yed Prior” equivale a 630 veces, o tantos, de la que el Sol tiene. De tal manera que, si esta estrella estuviera en el lugar del Sol, cubriría más de 20° de arco, y su radiación sería de más de 500 veces de la que el Sol nos entrega.

La estrella “Yed Posterior”: El diámetro de esta estrella equivale a 11 tantos del diámetro de nuestro Sol, por lo tanto, su diámetro en kilómetros mide 80 millones 794 mil, razón por la cual, está catalogada como una estrella “gigante amarilla-naranja”, ocupando el rango de las estrellas más pequeñas entre las gigantes de esta clase espectral, con una temperatura de 4, 850 K, significativamente más caliente que su compañera, pero también bastantemente más densa que ella.

La magnitud aparente, o sea, así como la percibimos visualmente, equivale a +3.2, mientras que su magnitud absoluta, o sea, así como es luminosa en realidad, equivale a +0.6. Por último, la radiación que emana de “Yed Prior” equivale a 61 veces, o tantos, de la que el Sol tiene. Por lo tanto, la radiación que emana de esta estrella es aproximadamente 10 veces inferior, que la de su compañera.

Domingo 20 de agosto

ESTRELLA “RASALHAGUE”

Es la estrella más brillante de la constelación del Ofiuco, por lo que técnicamente se le denomina “α Ophiuchi” (Alfa Ofiuqui”), con la abreviación “α Oph”, también es conocida como “55 Ophiuchi”, con la abreviación “55 Oph”. Otras denominaciones, según los diferentes catálogos astronómicos son: HD 159561, HR 6556, HIP 86032, y GJ 681. Curiosamente, los chinos la conocen con el nombre de “How”, que significa en ese idioma “Duque”. La palabra “Rasalhague”, literalmente en árabe, significa “cabeza del domador”, y es justo, dentro del asterismo correspondiente, el lugar que ocupa esta brillante estrella.

Es fácil ubicar esta estrella, desde cualquier punto del planeta Tierra, ya que se encuentra muy cerca del ecuador celeste, a tan solo 12 grados y medio desde esta línea imaginaria, o más bien dicho “invisible”.

“Rasalhague” está clasificada como una estrella sub gigante con un diámetro equivalente a 2.5 veces el del Sol, midiendo 3 millones 482 mil 500 kilómetros, con una masa calculada en 4 veces la del Sol. La podemos ubicar en el espacio a 47 años luz de distancia. Por lo tanto, podemos afirmar que se trata de una sub gigante relativamente cerca de la Tierra, en términos astronómicos.

El brillo de Rasalhague, o sea, así como aparece, sin tomar en cuenta la distancia, es de +2, mientras que su luminosidad, o sea, su fulgor real intrínseco es de +1.3, esto en la escala de magnitudes de Hiparco de Nicea del siglo II a. d. C., escala aceptada universalmente para medir el fulgor de las estrellas, en brillo y luminosidad.

Otra característica importante de esta estrella es que, en realidad se trata de un sistema estelar binario, en el que sus componentes tienen esta nomenclatura: “α Ophiuchi A” que corresponde físicamente a “Rasalhague”, y “α Ophiuchi B” que corresponde a su compañera, o binaria. Visualmente la binaria de Rasalhague se ubica, apenas a medio segundo de arco desde ella, correspondiéndole en términos reales, una distancia media de, aproximadamente, mil millones de kilómetros desde el centro físico de Rasalhague. Recorriendo su órbita alrededor del baricentro del sistema en 8 años 8 meses, y conservando una masa correspondiente a la mitad de la que tiene Rasalhague.

Lunes 21 de agosto

“EL ECLIPSE TOTAL DE SOL”

 El evento inicia a las 11 de la mañana con 55 minutos, y termina alrededor de las 2 y media de la tarde.

 

Un eclipse total de Sol, se verifica cuando la Luna cubre completamente el disco solar, visto desde la Tierra. Hay 2 condiciones, sin las cuales, un eclipse total, o parcial, de Sol, no podría darse. Éstas son:

  • Tiene que haber LUNA NUEVA
  • LA ALINEACIÓN de la Tierra, la Luna y el Sol, debe ser EN EL MISMO PLANO.

Si se verifican estas 2 condiciones, es seguro que podamos observar, desde la Tierra, un eclipse parcial, o total de Sol.

Para que el eclipse de Sol sea total deben darse estas otras 2 condiciones:

  • Que la Tierra se encuentre en el AFELIO, o cerca de él, de tal manera, que el Sol se observe, aparentemente, pequeño.
  • Que la Luna se encuentre el PERIGEO, o cerca de él, para que, aparentemente, la Luna se observe grande.

Existiendo estas 2 condiciones, puede haber un eclipse de Sol “total”, acentuándose el tiempo de duración mayor, en cuanto también estas condiciones se acentúen. Al no darse estas 2 segundas condiciones, dándose las primeras 2, entonces, lo más probable es que se dé un “ECLIPSE ANULAR”, lo cual significa que la Luna solo podrá “cubrir” la parte central del Sol, dándonos la imagen de un brillante anillo. Ahora, si la Luna cubre el 99.99% del disco solar, entonces tendremos “un anillo de diamantes”.

En caso de que estas 2 últimas condiciones no se den las 2, entonces, lo más probable es que tengamos un eclipse parcial de Sol, el cual también es impresionante. “El eclipse parcial de Sol”, también se da en el caso de que el observador no se ubique dentro de la zona de totalidad, que es el caso de nuestro país, ya que la franja de totalidad se ubica solamente en el territorio continental de los Estados Unidos de América.

Necesitamos tener mucho cuidado en la observación de este fenómeno, ya que existe el riesgo real de sufrir quemaduras irreversibles en los ojos. LO IMPORTANTE PARA EVITAR ESTE DAÑO es que, si no se poseen los filtros adecuados,

POR NINGÚN MOTIVO OBSERVE EL SOL DIRECTAMENTE,

Sino de una manera indirecta, usando proyecciones simples con orificios, o espejos. En caso que se usen los espejos,

NO DEBE VERSE DIRECTAMENTE EL ESPEJO, SINO LA IMAGEN QUE ÉSTE PROYECTA EN ALGUNA PARED O PANTALLA.

 

En el observatorio astronómico contamos con UN TELESCOPIO SOLAR, el cual cuenta con un filtro muy seguro, o mejor dicho, COMPLETAMENTE SEGURO, ya que lo tiene fuera del telescopio, en el lugar donde la luz solar entra al aparato, de tal manera que al entrar al telescopio, la luz solar ya entra completamente disminuida en intensidad. De tal forma que, no posee la capacidad de provocar algún daño, ni al telescopio mismo, ni al observador.

Martes 22 de agosto

ESTRELLA DE BARNARD

Este astro lleva ese nombre, porque el astrónomo americano Edward Emerson Barnard, descubrió que se trata de la estrella con el mayor movimiento propio, de todas las que pueden verse desde la Tierra. Este movimiento equivale a 10.3 segundo de arco anuales, lo cual significa, que tardaría, aproximadamente, 3 millones de años terrestres, en dar una vuelta completa a la esfera celeste. No debemos confundir este tiempo con el año galáctico, el cual equivale al tiempo que una estrella tarda en dar una vuelta al centro galáctico de la propia galaxia. En este caso, la estrella de Barnard, por encontrarse entre las estrellas más próximas a la Tierra, y por ende al Sol, tardaría, aproximadamente, el mismo tiempo, que tarda el Sol en circunnavegar el centro galáctico de la “Vía Láctea”, o sea, los 250 millones de años terrestres, aproximadamente.

La estrella de Barnard también es especial porque es una de las más viejas de la Galaxia, contándose los años de su edad en, aproximadamente, 12, 000 millones. Lo que hace pensar, que inició su formación apenas 1, 850 millones de años después del Big Bang. La diferencia de edad entre la estrella de Barnard, y el Sol, se cifra en los 7, 000 millones de años terrestres.

La magnitud aparente de este astro es de +9° 30’ de arco, y su magnitud absoluta de +13° 12’ de arco. Por lo tanto para ser observada debe usarse un telescopio mediano o grande.

La Estrella de Barnard es una de las vecinas más cercanas al Sol, pues solo las 3 del sistema de “α Centauri”, están más cerca de nosotros, claro, después del Sol. La distancia que nos separa de ella es de 5.98 años luz, o sea, que aproximadamente son 6 años luz.

Miércoles 23 de agosto

ESTRELLA MARFIK

La designación Bayer de la estrella Marfik es “λ Ophiuchi” (Lambda Ofiuqui), con la abreviación “λ Oph”. Otras designaciones son: 10 Ophiuchi, y HD 148857. La encontramos en la constelación del Ofiuco, y dentro del asterismo del “Serpentario”, o “Domador de las serpiente”, esta estrella corresponde al “codo” del personaje mitológico, siendo eso, precisamente, lo que significa el nombre en árabe.

La estrella “Marfik” en realidad es un sistema estelar triple formado por los componentes: “λ Ophiuchi A”, que sería propiamente la “Marfik” que vemos, luego sus compañeras: “λ Ophiuchi B”, y “λ Ophiuchi C”.

Las principales componentes son 2 estrellas blancas, muy semejantes entre sí, ambas en la secuencia principal, con temperaturas muy elevadas: 9, 300 K, y 8, 500 K para A, y B, respectivamente. Si la componente A estuviera en el lugar del Sol, la componente B en el periastro se ubicaría donde se encuentra Neptuno, mientras que en el apoastro, se alejaría 20 unidades más allá de donde se encuentra Plutón en su distancia media desde el Sol. El recorrido orbital del componente B duraría 129 años en completarse.

“λ Ophiuchi C”, por su parte, se ubica bastante alejada del par, a unas 6, 100 unidades astronómicas, lo que equivale, aproximadamente, a 35 días luz, o sea, casi 1, 000 millones de kilómetros. El componente C del sistema estelar, completa una vuelta alrededor del par principal (A y B), en 185, 000 años terrestres. Está tan alejada del centro del sistema, que desde esa distancia, el par principal del sistema se percibiría como 2 estrellas muy brillantes con la magnitud -11 cada una, y cada una con un fulgor semejante al que provoca la Luna sobre la Tierra. En otras palabras, sobre “λ Ophiuchi C” se tendría una iluminación equivalente a 2 lunas llenas, la cual procedería desde los componentes A, y B, provocando “un día” muy gris, pero suficiente para leer, sin la necesidad de otra fuente de luz.

 

Jueves 24 de agosto

ESTRELLA “70 OPHIUCHI”

Esta estrella, bastante apagada visualmente, es importante, dentro de la constelación del Ofiuco, porque se trata de una de las más cercanas al sistema solar, ubicándose a tan solo 16 y medio años luz de distancia. Se trata de un sistema estelar binario formado por las componentes “70 Ophiuchi A” (Setenta Ofiuqui A), y su compañera “70 Ophiuchi B” (Setenta Ofiuqui B). Las dos estrellas están clasificadas como “enanas naranjas”, y también las dos con una masa inferior a la del Sol: 0.89%, y 0.71%, el primer valor para el componente A, y el segundo para el componente B. También el brillo guarda la misma proporción: +4.22 y +6.0 respectivamente. La magnitud absoluta del conjunto equivale a +5.5, que es aproximadamente la del Sol, pero éste como estrella individual.

Las dos componentes del sistema binario pueden observarse separadas visualmente, usando un telescopio pequeño, y se apreciarían como dos estrellas de color naranja, una (“70 Ophiuchi A”), más brillante que la otra (“70 Ophiuchi B”).

La separación de las estrellas de este sistema binario equivale a 11.6 unidades astronómicas en el periastro, y 35 unidades astronómicas para el apoastro. De tal manera que cuando están en la mínima distancia, las componentes están separadas como lo están el Sol y Saturno; y cuando están en su máxima separación, como lo están el Sol y Plutón en su distancia media.

SECCIÓN

“PREGÚNTALE

 AL ASTRÓNOMO”

De las preguntas que se han hecho durante las “CHARLAS ASTRONÓMICAS”, en el “Observatorio Astronómico de Querétaro”, el autor de este artículo ha seleccionado, hasta ahora, 100 DE ELLAS, y está tratando de presentarlas en este espacio.

Si algún lector tuviera algunas otras preguntas, no dude en formularlas y hacerlas llegar vía correo electrónico a rodrey12@hotmail.com o vía WhatsApp al número 4422-1-99977.  

 

 

  • ¿EN QUE CONSISTE EL MOVIMIENTO PROPIO DE UNA ESTRELLA?

Si contemplamos el cielo estrellado durante un año, nos daremos cuenta de que todas las estrellas permanecen en su lugar, y que su posición respecto de las demás estrellas no ha cambiado. Si pudiéramos hacer eso en mil años, tampoco habría demasiados cambios. Pero si lo hiciéramos durante los 10, 000 años, entonces sí que habría cambios significativos, porque las que llamamos “estrellas fijas”, en realidad no lo están, porque sí tienen un movimiento, bastante lento, pero lo tienen. En otras palabras, en términos temporales humanos, las estrellas pareciera que están realmente fijas, sin movimiento; pero en términos astronómicos, definitivamente están en continuo movimiento. A ese movimiento lento pero efectivo, es al que llamamos “movimiento propio” de las estrellas.

El movimiento “propio” de una estrella equivale al movimiento, que realmente tienen las estrellas alrededor del centro galáctico de la “Vía Láctea”, en el caso de nuestra galaxia, pero visto desde la Tierra, y sobre la esfera celeste.

El giro de una estrella alrededor del centro galáctico se denomina “Año Galáctico”, o “Año Cósmico”, y tiene un valor que se enuncia en años terrestres. Por ejemplo el año galáctico del Sol dura 250 millones de años, aproximadamente. Mientras que el movimiento propio de una estrella se enuncia en grados, minutos, y segundos de arco.

 

  • ¿ES POSIBLE QUE SE ALINEEN LOS PLANETAS DEL SISTEMA SOLAR?

SÍ. SÍ ES POSIBLE. Es más, en cierta forma, SIEMPRE ESTÁN ALINEADOS, ya que, las órbitas de los planetas FORMAN UN DISCO. Si ese disco lo vemos de perfil, podremos ver que los ocho planetas forman una línea, a veces unos adelante, y luego atrás, pero formando siempre una línea.

Pero si lo que pretendemos es que formen una línea vistos desde la Tierra. Eso es más difícil, pero no imposible. Durante los 4 mil quinientos millones de años que llevan evolucionando en sus órbitas, más de alguna vez habrán estado alineados.

Muchas personas, al saber, o imaginar una alineación planetaria, creen que eso pudiera desatar algún fenómeno de violencia cataclísmica sobre la Tierra. Si analizamos la LEY DE LA FUERZA DE GRAVITACIÓN UNIVERSAL, nos daremos cuenta de que no.

Esta ley se enuncia así:

Es una fuerza directamente proporcional al producto de las MASAS, que interactúan, e inversamente proporcional a la DISTANCIA que las separa.

O sea, que, entre más lejos esté un cuerpo de otro, MENOR SERÁ LA FUERZA DE GRAVEDAD que ejerza sobre él.

En el caso de los planetas, LA MAYORÍA (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, que además son los más masivos), se encuentran más lejos que el Sol. Y si el Sol que está más cerca no provoca fenómenos de destrucción sobre la Tierra, mucho menos los planetas, que están más lejos, aunque se encontraran en línea. El Sol concentra más del 99% de la masa del todo el sistema solar, y es el único astro, además de la Luna, que podría desencadenar, sobre la Tierra algún efecto de marea, pero con la condición de que se encontrara a un décimo de la distancia a la que se encuentra (150 millones de kilómetros aproximadamente), o sea a 15 millones de kilómetros. La Luna es aproximadamente 5 millones de veces más pequeña que el Sol, sin embargo se encuentra 400 veces más cerca de nosotros. Tal es el motivo de que su fuerza de gravitación sobre la Tierra tenga alguna importancia. Pero siempre será en combinación con el Sol, y nunca más que éste. El Sol, al ser mucho más grande, sin embargo necesita de unir su fuerza de gravedad con la de la Luna para provocar las mareas.

El que la Tierra se acercara demasiado al Sol, no sucederá jamás, porque la órbita de la Tierra es perfectamente estable.

Lo mejor de las alineaciones planetarias, si son de cero grados de arco, es que se verían como una maravillosa conjunción, un espectáculo que SÍ VALE LA PENA CONTEMPLAR, por lo menos una vez en la vida.

 

  • ¿PORQUÉ LA TIERRA ES UN PLANETA SECUNDARIO  O RECICLADO?

Tanto las estrellas como los planetas, se forman de nubes, o nebulosas moleculares, que existen en las Galaxias. Pero no todas las nebulosas tienen el mismo origen. Algunas son aquellas que se formaron cuando el “Bosón de Higgs”, también llamado “Partícula de Dios”, después del estallido del Big Bang, inició “la congelación” de la energía, convirtiéndola en masa. Estas primeras nebulosas solo estaban formadas por los elementos más livianos y simples como son: el hidrógeno, el helio, y el litio.

Las estrellas y los planetas formados de estas nubes, eran estrellas y planetas simples, puesto que solo estaban formados por estos elementos livianos. En el caso de las estrellas, en ellas se formaron otros elementos debido a las grandes temperaturas, y a las enormes presiones, existentes en ellas (las estrellas), y como resultado de eso, se pueden “fabricar” elementos más pesados.

En el caso de los planetas primarios, o sea, los que se formaron en las nebulosas simples: En ellos no hay posibilidad de que se produzcan elementos más pesados, debido a que no tienen la posibilidad de generar, ni temperaturas elevadas, ni presiones altas en su interior. Y consecuentemente, toda su existencia, solo contendrán estos tres elementos simples.

Las estrellas por su parte, como ya lo dijimos, con las enormes temperaturas de entre 15 millones a 100 millones de grados centígrados, son capaces, por la fisión de los átomos, y la fusión de las partículas sub-atómicas, de producir elementos pesados, especialmente en la etapa de “nova” y “súper nova”, que son fenómenos con los que se inicia el declive de la estrella, o sea, cuando empiezan a morir. Especialmente el fenómeno de súper nova, que arroja al espacio grandes cantidades de masa estelar, rica en metales pesados.

El Sol y sus planetas se formaron a partir de estas nebulosas, resultando planetas que en su masa poseen metales. De otra forma, NO ES POSIBLE EXPLICAR SU EXISTENCIA (de los metales), ya que los planetas no son capaces de producirlos. POR ESO SE DICE QUE LA TIERRA ES UN PLANETA RECICLADO, pero muy apto para la vida compleja, y sobre todo para el desarrollo de una civilización en la que los metales son esenciales.

 


 

  • ¿PORQUÉ “EL VULCANISMO” HA SIDO DETERMINANTE PARA QUE SE DESARROLLARA LA TECNOLOGÍA EN NUESTRO PLANETA?

En cuanto nuestro planeta inició su formación, dentro de la nebulosa que originó al Sol y los demás planetas, siguiendo el paradigma (modelo) de la acreción, sabemos que su estructura, y composición, eran de tal manera que se configuraba como un planeta en estado magmático, o sea, todavía no poseía corteza, y todo era magna en un estado pastoso y sumamente caliente. Estamos hablando de temperaturas que superaban los 5 mil grados centígrados, temperatura lograda por el “momento angular”, el cual era una energía que liberaba una temperatura creciente, resultado de la concentración adquirida por la fuerza de gravedad que “agobiaba” esta zona de la nube primigenia rica en metales pesados, producto de la súper nova, fenómeno que había lanzado al espacio el material recién formado por las increíbles temperaturas y presiones inherentes al fenómeno mismo que iniciaba el final de la estrella anterior. El fenómeno del “momento angular” también lograba una rotación cada vez más rápida, por la condensación de los elementos.

En este estado, mucho antes de que se iniciara la solidificación de la corteza terrestre, LOS METALES PESADOS, por efecto de la gravedad, SE CONCENTRARON EN EL CENTRO DEL PLANETA, mientras que la insipiente corteza planetaria, se formaba con los materiales livianos y minerales, existentes en la periferia. La corteza terrestre continuó su curso natural de formación, hasta que logró un tamaño significativo, que logró presionar efectivamente al núcleo planetario, iniciando así la erupción de los primeros volcanes, que TRAJERON A LA PARTE SUPERIOR DE LA CORTEZA, LOS ELEMENTOS PESADOS, CONSECUENTEMENTE LOS METALES, que se habían concentrado en el núcleo del planeta.

Definitivamente, con piedras livianas, o con madera, nunca hubiéramos sido capaces de traer hasta la litósfera, o suelo, donde vive la humanidad, LOS METALES, que en nuestra civilización, que está logrando consolidar la TECNOLOGÍA AVANZADA, son absolutamente necesarios. El vulcanismo ha logrado traer, desde el núcleo planetario, estos metales, que con ramas o con piedras solamente, nunca hubiéramos logrado hacerlos accesibles, puesto que se encontraban, por lo menos a unos 5 mil kilómetros abajo, dentro de la estructura terráquea.

Por supuesto que el vulcanismo es un evento que conlleva grandes tragedias, que desgraciadamente ha cobrado muchas vidas humanas en el transcurso de la prehistoria e historia, sin embargo se trata de un “mal necesario”, para el desarrollo pleno de nuestra civilización y tecnología.

 

  • ¿ES CIERTO QUE LA PEÑA DE BERNAL ES UN ASTEROIDE QUE CAYÓ EN NUESTRO ESTADO DE QUERÉTARO?

No. Definitivamente no. Cuando un asteroide “cae”, o mejor dicho “impacta” un planeta, lo hace a velocidades exageradamente grandes; las cuales son producto de su natural velocidad en la órbita, que hasta ese momento llevaba alrededor del sol, y que puede ascender alrededor de unos 10 kilómetros por segundo. Esta velocidad que trae el asteroide, se ve aumentada por la gravedad de la Tierra, que necesariamente la está atrayendo al acercarse a ella. Estamos hablando de un impacto que fácilmente supera los 10 kilómetros por segundo.

A esa velocidad de impacto, el asteroide explota fragmentándose en pedazos, y provocando un cráter, que en el caso de la “Peña de Bernal”, sería de al menos, unos 5 kilómetros en el diámetro.

Por lo dicho, y especulado, estamos en posibilidades de concluir que:

1) si el asteroide no se fragmentó

2) si no hay cráter en la zona

LA ÚNICA POSIBILIDAD de que “la Peña de Bernal” sea un asteroide, que vino del espacio, es que haya caído sobre la tierra A UNA VELOCIDAD DE MEDIO METRO POR SEGUNDO, o sea, EN CÁMARA LENTA.

Podemos concluir, con toda seguridad, por todo lo dicho y afirmado, que la “Peña de Bernal” no es un asteroide que cayó desde el espacio.

Pero, entonces, si no es un asteroide que vino del espacio, ¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA PEÑA DE BERNAL?

El origen de la Peña de Bernal, es de naturaleza volcánica. Según los expertos en Geología, se trata del “tapón”, formado con la última lava que surgió, y que obstruyó “la boca” del volcán. En un principio el cono volcánico, formado por cenizas y elementos de la litósfera terrestre, la ocultaba; pero los elementos climáticos, como son la lluvia y el viento principalmente, lograron erosionarlo, de tal manera que, al cabo de unos 15 millones de años, ese cono volcánico ha desaparecido, dejándonos apreciar la belleza de este monolito natural, que ahora admiramos.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *