23 Nov, 2017

Enviado por en Boletín, Observatorio | 0 Comentarios

Qué podemos ver del 23 al 30 de noviembre

Qué podemos ver del 23 al 30 de noviembre

 Jueves 23 de noviembre

EL PLANETA MERCURIO EN SU MÁXIMA ELONGACIÓN ORIENTAL

A las 8 de la noche con 22 minutos. Mercurio alcanza su máxima separación, siendo ésta de 21° de arco,  hacia el oriente del Sol. En otras palabras, se dice “oriental”, no porque se aprecie hacia el oriente, sino que se ubica al oriente, tomando como referencia al Sol.

El fenómeno sucede a la hora señalada, pero comenzará a verse desde la República Mexicana a partir de las 7 de la tarde de este mismo día, viendo hacia el poniente, en cuanto el Sol se oculte. Mercurio aparece muy brillante, bastante más luminoso que cualquier estrella del cielo nocturno.

Se trata de una buena oportunidad para observar este elusivo planeta. Si se desea observar a Mercurio con el telescopio Ilalux, se deberá llegar al observatorio desde las 6 y media de tarde, y realizar la observación una hora antes de que inicie la charla astronómica.

Viernes 24 de noviembre

CONSTELACIÓN DE PERSEO

El nombre oficial de esta constelación es “Perseus”, y su genitivo latino “Persei”, que sirve para nombrar técnicamente a las estrellas pertenecientes a esta zona celeste, ya sea anteponiendo una letra griega, o un número, según sea la designación que se use en los catálogos estelares. La abreviación oficial que se usa es “Per”.

Es conocida ampliamente desde la más remota antigüedad, puesto que es mencionada por Tolomeo en su obra “El Almagesto” en la que se hace referencia de esta área celeste, como conocida, desde por lo menos en el siglo V a.d.C. Siendo el asterismo que forman las estrellas de esta zona celeste, la figura del héroe mitológico Perseo, quien degolló a la Medusa, y salvó a Andrómeda de una muerte segura, al liberarla de sus cadenas. Después, con la aprobación de su suegro, el rey Cefeo, Perseo se casa con Andrómeda.

Esta constelación se extiende en el hemisferio boreal, a media distancia entre el ecuador, y el polo norte celeste, por lo tanto su visibilidad es posible desde casi todo el mundo, siendo la única zona desde donde no puede verse, el extremo sur de Argentina y Chile, y toda la Antártida. Cubre 615° de arco cuadrados, siendo esta superficie angular, casi el 1.5% de la esfera celeste, y ostentando el rango 24avo entre las 88 constelaciones reconocidas por la Unión Astronómica Internacional (UAI).

En esta área celeste pueden observarse a simple vista 158 estrellas, entre las que destacan “Mirfak” con +1.7 magnitudes en la escala de Hiparco, y “Algol” con +2.1 en la misma escala. También se pueden ubicar en ella 2 objetos Messier, 98 NGC, y Perseo es la radiante de 2 lluvias de estrellas: “Beta Perseidas”, y “Épsilon Perseidas de Septiembre”.    

Sábado 25 de noviembre

ESTRELLA “MIRFAK”

Es la estrella más brillante de la constelación de “Perseo”, por lo que se le ha asignado la denominación “α Persei” (Alfa Persei). Otras denominaciones son: “HD 20902” en el catálogo de Henry Draper, “HR 1017” en el “Yale Catalog of Bright Stars”; “SAO 38787” en el “Smithsonian Astrophysical Observatory Star Catalog”, “HIP 15863” en el de “Hipparcos”,  “33 Persei”, en el “Flamsteed catalogue”, y otras 40 denominaciones que sería muy largo mencionarlas en este reportaje.

Mirfak se encuentra a 590 años luz de distancia desde la Tierra, por lo que su magnitud visual de +1.7 es solo apariencia, ya que la magnitud absoluta correspondiente es +4.5, muy similar a la que tiene Venus visto desde la Tierra, o sea, muy luminosa. Está catalogada como una súper gigante blanca, con un diámetro 65 veces más grande que el solar, o sea que supera los 90 millones de kilómetros, que si se colocara en el lugar del Sol, su borde superaría la órbita de Venus, de tal manera que en la Tierra se tendrían temperaturas extremas superiores a los 2, 000 grados Celsius; y supera al Sol con 8 tantos de la masa de nuestra estrella.

Esta estrella “preside” con su fuerza gravitatoria, a un grupo de estrellas de la misma constelación llamado “Cúmulo de Alfa Persei”, con las que está relacionada gravitacionalmente.

Domingo 26 de noviembre

CUARTO CRECIENTE DE LA LUNA

A las 11 de la mañana con 4 minutos. A esta hora precisa la Luna llega a su fase de “cuarto creciente”. Aparece por el oriente a las 12 del día aproximadamente, y se oculta, también aproximadamente, a las 12 de la media noche.

Su apariencia es la de un círculo con la mitad iluminada, y por esta razón, es muy práctico que podamos, usando un telescopio, observar en su superficie, montañas, cráteres, y otras características, sin mucho problema por la luminosidad del astro.

Por otra parte, esta es la última noche del mes, en la que podemos apreciar galaxias y nebulosas, ya que a partir de ahora, y hasta el cuarto menguante, el resplandor de la Luna, estando presente sobre el horizonte, dificulta la observación de astros con luz débil.  

Lunes 27 de noviembre

ESTRELLA “ALGOL”

Este astro es demasiado interesante, como para no comentar sus características particulares, que lo distinguen en el estelar concierto galáctico. He aquí algunas de sus notas más espectaculares:

  • Es una estrella variable, y como tal, es la primera que se descubrió y que se estudió históricamente hablando: Hace más de 3, 000 años, los egipcios lograron medir el periodo de su variabilidad en 2.85 días, que dicho de otra forma, equivale a 2 días, 20 horas, y 49 minutos actuales. Este dato lo encontramos en un documento llamado “Calendario del Cairo”.
  • La periodicidad tan exacta delata a esta estrella como “variable eclipsante” con una compañera girando en el mismo plano de nuestra perspectiva, con un periodo de traslación igual al mencionado, obviamente. Esta compañera dista de Algol apenas 9 millones 300 mil kilómetros, lo cual es una distancia muy corta, ya que los radios de ambas estrellas son: 2’ 876, 545 kilómetros para “Algol A”, y de 626, 850 kilómetros para “Algol B”, siendo la distancia entre sus superficies, o fotósferas, de apenas 5’  796, 635 kilómetros.
  • En términos estelares esta distancia, entre las superficies de las dos estrellas binarias, es muy corta, y constituye el factor de solución de una “paradoja” que los científicos establecieron, bajo el hecho de que, “Algol A”, teniendo una masa más grande que la de “Algol B”, y que esté, extrañamente, menos evolucionada, pues todavía se mantiene en la secuencia principal, mientras que su compañera, con una masa menor, ya se encuentre en la etapa de colapso.
  • Esta situación cronológica es excepcional, y sumamente inusual, ya que las binarias se forman al mismo tiempo y la más masiva evoluciona más rápido, ya que, debido a su temperatura más elevada “quema”, o mejor dicho, agota rápidamente su reserva de hidrógeno. En el caso concreto del sistema estelar de “Algol”, es la más masiva la que permanece menos evolucionada, que su compañera menos masiva, lo cual en términos de astrofísica, es increíble.
  • La “paradoja” se resuelve por la circunstancia de que, en un principio “Algol B” era más masiva, y ciertamente evolucionó más rápido, agotando su reserva de hidrógeno, explotando en una enorme súper nova. El material, o masa arrojada al espacio circundante, fue absorbido por “Algol A” aumentando así su masa exponencialmente, situación que todavía se sigue dando debido a la “corta distancia” de ambas estrellas.
  • Otra rareza es que, “Algol A” todavía se conserva en la secuencia principal, lo cual pudiera denotar que la transferencia de masa se dio hace “poco tiempo”, que en términos estelares, podría ser de unos 5 millones de años solamente.
  • El nombre “Algol” en árabe, significa “estrella endemoniada”. Este adjetivo tan fuerte y peculiar, le fue concedido desde la época más remota, y luego traducido al árabe, que es un idioma mucho más actual, por la sencilla circunstancia de que Algol modifica su brillo de una manera muy notable entre los valores +2.3 y 3.5, lo cual fue considerado como “cosa del demonio”, ya que en esos remotos tiempos se creía que el cielo era “inmutable”.
  • En el asterismo de Perseo, el héroe mitológico que cortó la cabeza de la “Gorgona”, mejor conocida como la “Medusa”, “Algol” está colocada precisamente en el lugar del maléfico “ojo” de este terrible monstruo, cuya mirada no puede dejar sin sobresalto, a quien tenga la desdicha de observarlo.
  • Este peculiar par de estrellas formado por “Algol A”, y “Algol B” es orbitado por una tercera estrella del sistema estelar, denominada “Algol C”, que gira alrededor de sus compañeras a una distancia media de 2.7 unidades astronómicas, que en términos del Sistema Solar se ubicaría en el lugar que tiene el planeta Marte, en su distancia media desde el Sol. Dando una vuelta completa alrededor del par, aproximadamente, en un año y 8 meses.
  • Pero la rareza que sella su peculiar existencia como estrella, es que actualmente se ubica a casi 93 años luz desde la Tierra, sin embargo, hace 7 millones 300 mil años terrestres, se encontraba apenas a 9.8 años luz de nosotros. Este dato explica el que, hace esa cantidad de tiempo la Tierra y la Luna sufrieron un aumento considerable de impactos, que ciertamente fue “copioso”, pero que no constituyó un cataclismo, que eliminara especies vivas sobre nuestro planeta. Se supone que el “detonador” de este acontecimiento fue la estrella Algol, que al acercarse tanto a nuestro Sistema Solar, provocó el “envío” de los cometas hacia el Sistema Solar Interno.

Martes 28 de noviembre

CONJUNCIÓN DE MERCURIO CON SATURNO

A las 3 de la mañana con 52 minutos. Este encuentro planetario entre el planeta “alado” y el de los anillos, se verifica teniendo como escenario la constelación del “Ofiuco”. La distancia angular entre los dos astros será de 3° de arco, y sobra decir que este encuentro es aparente ya que Mercurio se encuentra dentro de la órbita de la Tierra, muy cercano al Sol, mientras que Saturno se haya muy alejado, por fuera de la órbita terrena.

La conjunción se verifica exactamente a la hora señalada, pero podrá observarse en la República Mexicana, unas horas antes de que culmine el fenómeno, viendo hacia el poniente pocos minutos después de que el Sol se oculte.

Miércoles 29 de noviembre

CÚMULO DOBLE DE PERSEO

Se trata de un espectacular “cúmulo abierto doble”, formado por “NGC 869”, y “NGC 884”, que se encuentra en la constelación de “Perseo”, puede ser observado sin necesidad de telescopio. Por supuesto que si se usan binoculares, o un telescopio pequeño, la visión de estos astros se torna espectacular.

Se encuentran, aproximadamente, a 7, 600 años luz de distancia desde la Tierra. Esta circunstancia ha disparado la atención de los científicos, en el sentido de que, una estrella contenida en el cúmulo “NGC 869”, tiene una masa 30 veces superior a la del Sol, con una luminosidad de 300, 000 tantos solares, por lo que es considerada una híper gigante, que brillaría con una magnitud absoluta de -9, lo que significa que si se colocara a una distancia de 10 parsecs la percibiríamos con un brillo 90 veces superior al que tiene el planeta Venus en su magnitud visual, y que sería observable a pleno día, y con una luminosidad muy destacable, solo 7 veces menor al fulgor de la Luna llena.

Jueves 30 de noviembre

NEBULOSA “CALIFORNIA”

Se trata de una peculiar nebulosa de emisión, ubicada en la constelación de Perseo, a medio grado al norte de la estrella “Menchib”. “Medio grado” es el equivalente a un diámetro angular, o aparente de la Luna llena. Su tamaño visual es comparable a 5 diámetros angulares de la Luna, por lo que puede ser observada a simple vista, pero en noches especialmente oscuras, debido a su débil brillo. Su magnitud visual es de +5 en la escala de Hiparco, y se encuentra aproximadamente a una distancia de 1, 000 años luz desde la Tierra.

El tamaño real de esta nebulosa es aproximadamente de 150 años luz en su eje principal, siendo la súper gigante estrella “Menchib”, quien la ilumina para poder ser observada desde la Tierra.

Las horas mencionadas son las del centro de la República Mexicana

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *