23 Nov, 2017

Enviado por en Artículos, Boletín | 0 Comentarios

Vida extraterrestre (3)

Vida extraterrestre (3)

Los exoplanetas, y particularmente las exotierras, son, actualmente, la “punta de lanza” en la búsqueda de vida extraterrestre. La búsqueda se concentra en las exotierras que tienen como “estrella-madre” a un “gemelo-solar”, o sea, una estrella que tenga características similares a nuestro Sol.

Los instrumentos que actualmente usan los astrónomos han llegado a una precisión increíble. Y a esto debemos sumar las dinámicas de búsqueda que, analizándolas, debemos considerarlas como “ingeniosas”, para detectar, no para ver ópticamente los exoplanetas, porque debido a las enormes distancias en los espacios interestelares, éstas son tremendamente grandes, y los planetas al no irradiar luz, y teniendo algunos, un albedo muy pequeño, es muy difícil “verlos”. El albedo es la capacidad que tiene un astro opaco de reflejar la luz, que emite un astro no opaco. Aunque ciertamente ya se han podido observar ópticamente algunos exoplanetas, digamos tres, o cuatro, la inmensa mayoría de ellos, solo han sido detectados de otras maneras.

Solo menciono 2 de estas dinámicas de búsqueda: 1)  EL BARICENTRO ESTELAR. Se trata de medir la afectación gravitacional que sufre la estrella en cuestión, por la presencia de un planeta en su entorno. Esta afectación, según sea grande o pequeña, puede darnos algunos datos acerca de la naturaleza del posible exoplaneta. Y 2) EL TRÁNSITO. Esta dinámica solo se puede usar en los casos en los que los planetas de algunas estrellas cercanas, orbitan a su estrella en el mismo plano de nuestra perspectiva visual. Si esto sucede, entonces, los espectroscopios, conjuntamente con los “fotómetros digitales”, que son capaces de detectar una disminución de una millonésima en el brillo de la estrella, se encargan de darnos una perspectiva de cálculo, acerca del tamaño, la velocidad orbital, una posible atmósfera con rastros de agua, y la distancia a la que se encuentra el exoplaneta, aunque visualmente no podamos detectarlo.

La escala que yo he ideado para posibles exotierras está dividida en 12 niveles progresivos asignando a cada nivel un número, una descripción general, además alguna, o algunas características propias de ese nivel, y por último la fase dentro del esquema del “año cósmico” a la que pertenece esa etapa, siguiendo el parámetro que conocemos, o creemos conocer de nuestra Tierra. EL AÑO CÓSMICO es un esquema que “comprime” en el esquema de un año, TODA LA HISTORIA DEL UNIVERSO que ya dura los 13, 850 millones de años. En este “año”, el “Big Bang” sucedió el 1 de enero a las 0 horas, y el tiempo presente se ubica a las 24 horas del 31 de diciembre. “El año cósmico” es una genial propuesta del ya fallecido divulgador de la astronomía Carl Sagan (1934-1996).

Hago la aclaración que, lo siguiente que presento, es material propio, o sea, no existe en ninguna otra parte. Lo busqué en los libros de astronomía y en la Internet, y no lo encontré,  por eso me animé a estructurarlo yo mismo. El nombre que le he dado es “ESCALA ILALUX”. Hela aquí:

ESTAS SON LAS 12 ETAPAS O NIVELES DE LOS POSIBLES EXOPLANETAS:

  • ESTADO MAGMÁTICO… (Temperaturas elevadas). En este nivel nada habría qué hacer, ni a qué ir, puesto que las posibles naves o sondas mismas no resistirían las tremendas temperaturas ambientales de la exotierra en cuestión (por encima de los 700° C), además de que la superficie del planeta sería prácticamente “líquida”. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: del 1 de mayo al 20 de septiembre.
  • CORTEZA EN FORMACIÓN, VULCANISMO EXTREMO… (violencia meteorológica). En este nivel habría múltiples peligros, y los instrumentos difícilmente podrían funcionar adecuadamente. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: del 21 de septiembre al 1 de octubre.
  • VIDA UNICELULAR, SERES MICROSCÓPICOS… (inicia la formación de la atmósfera). El valor de una visita nuestra, a un planeta como éste, solo tendría de interesante el constatar que allí los procesos estuvieran probablemente parecidos a los de nuestro propio planeta. Y también tratar de verificar el patrón evolutivo que se ha seguido hasta este momento. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 2 de octubre.
  • VIDA MULTICELULAR… (algas, seres acuáticos). Esto solo sería posible en el caso de que el supuesto planeta pudiera poseer cuerpos de agua abundantes, o sea, lo que nosotros llamamos mares y océanos. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 10 de diciembre.
  • VIDA VEGETAL… (líquenes, musgos, plantas). El nivel de humedad en la parte seca de la exotierra sería determinante para que existieran las plantas, así como las conocemos en nuestra Tierra. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 15 de diciembre.
  • VIDA ANIMAL… (seres terrestres). El interés en el viaje a este nivel sería ya considerable para constatar el número de las especies y su posible proceso evolutivo. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 23 de diciembre.
  • INTELIGENCIA… (homínidos). En este nivel comenzaría lo realmente interesante para el viaje, o la investigación que se hiciera a distancia moderada. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 31 de diciembre a las 13 horas.
  • NÓMADAS… (civilización insipiente). Instrumentos de trabajo, habitación en cavernas, pinturas rupestres, dominio del fuego. Definitivamente el interés sería mucho mayor, aunque en las interacciones habría que actuar con mucha prudencia para no afectar el proceso, y su tejido social, al posiblemente confundirnos ellos con supuestos dioses. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 31 de diciembre a las 23 horas y 30 minutos.
  • CIVILIZACIÓN ORGANIZADA… (primeras ciudades, agricultura, sedentarismo). Si se encontrara una civilización con estas características, realmente habría valido la pena un viaje tan largo, porque estaríamos asistiendo al nacimiento de la verdadera civilización, que en sus procesos, sería capaz de modificar, para bien, y en unos pocos casos, para mal, el entorno geográfico, o sea, físico, social, y desgraciadamente también, meteorológico del planeta. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos y 54 segundos.
  • CIVILIZACIÓN AVANZADA… (artes, avance en las comunicaciones, estados modernos). El interés sería mayúsculo, porque estaríamos ante una civilización que habría desarrollado las artes en grado máximo. Sería sumamente interesante conocer los parámetros de la belleza en las diferentes líneas, y criterios que ellos tuvieran. Sería fabuloso conocer sus récords acerca de los logros deportivos. Tal vez por allí se hubieran instituido algunas clases de juegos olímpicos propios de su cultura, y de su sociedad en conjunto. ¿cómo será su pintura? ¿Hasta qué decibeles y qué notas alcanzarían los cantantes que existieran? Entre estas, y otras mil preguntas que tal vez pudieran responder, en un mundo semejante al descrito en este nivel. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 31 de diciembre a las 23 horas, 59 minutos, 59 segundos, y 8 décimas del último segundo.
  • CIVILIZACIÓN TECNOLÓGICAMENTE AVANZADA… (Comunicaciones instantáneas, microondas, internet, globalización, viajes interplanetarios, cibernética, etc.) Encontrar una civilización como ésta, sería la cumbre del éxito. Siendo este tipo de civilización la que podremos detectar a distancia, o sea, sin salir de nuestro planeta. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 31 de diciembre a las 24 horas, o sea, el día de hoy, el presente.
  • CIVILIZACIÓN TECNOLÓGICAMENTE AVANZADA A FUTURO… (Gobierno global planetario, sociedad con plenos derechos, viajes interestelares, e intergalácticos, superación de las dimensiones espacio-temporales, dominio avanzado de los fenómenos naturales, grandes avances en la consecución de la longevidad humana milenaria). Encontrar una civilización así sería algo superlativo, pero debemos entender que, tal vez ellos, nos evitarían por lo agresivo de nuestro comportamiento. De tal manera, que antes de entrar en contacto con ellos tendríamos que entendernos entre nosotros mismos, y avanzar en los patrones de sociabilidad, estandarizando la paz, el orden, y la justicia en el mundo en el que vivimos. O, acaso ellos serían tan estúpidos, como para darnos una oportunidad de desestabilizarles su entorno. FECHA DEL AÑO CÓSMICO: 7 de enero del “siguiente año cósmico”.

CONCLUSIÓN POR AHORA: ya existen esfuerzos concretos para descubrir algún exoplaneta que contenga vida extraterrestre. Ejemplo de ello es el programa “Star-shot” del astrofísico inglés Stephen Hawking, lo cual es digno de reconocimiento por parte de la comunidad científica mundial. Pero recordemos que antes de encontrar una civilización extraterrestre avanzada, primero tenemos que organizarnos entre nosotros mismos, para que la justicia, la paz, el entendimiento, la cooperación, el progreso, la tolerancia, y en general la cultura, se globalicen en nuestro planeta, de tal manera, que si encontramos inteligencia en otro mundo, podamos entablar con ellos un diálogo productivo, o si nos encuentran, estemos en condiciones de que seamos aceptados, como una civilización pacífica, con la que se pueda concretar bases de cooperación mutua.

(CONTINUARÁ)

(VIDA EXTRATERRESTRE 3 DE 5 PARTES)

Por Reynaldo Huerta, licenciado en astronomía y director del observatorio astronómico de Querétaro Ilalux

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *